LOS MEJORES INDIOS DE SANTIAGO

Butter-chicken-cocina-india-Santiago-hindu-WEB

[infobox bg=”gray” color=”black” opacity=”on” subtitle=”IMG FoodBound”]TXT Daniel Greve[/infobox]

Dos restaurantes indios en Santiago que representan lo mejor del norte y del sur de este exótico país que ya es destino gastronómico en Asia, pero que fuera del territorio ha encontrado espectaculares embajadas gastronómicas, más allá de Londres. ¿Hay autenticidad en la capital chilena? En Nirvino asentimos con la cabeza y el paladar. Aquí, los dos mejores: Rishtedar y The Raj.

Goa y Nueva Delhi, dos ciudades de India que nos subirían la capsaicina a la sangre de sólo mencionarlas. Son naturales portadoras de una cocina tan estimulante como sabrosa, pero en Santiago han encontrado, históricamente, una versión suavizada, complaciente, austera y, aunque suene raro, muchas veces aburrida. Ahora, olvídense del picante. Que no sea tema. Incluso olvídense de las recetas mega recargadas de especias. Con todo –que de fondo corra la banda sonora de Viaje a Darjeeling– inicien la huida y déjense transportar a algo así como el portal de la cocina del sur de India, a lo más auténtico y a la vez elegante que puedan imaginar, puesto en Santiago. Así llegaremos al primero de estos restaurantes: Rishtedar. Ya lo habíamos visitado en su local de Providencia, sin mucho éxito –algunos platos desbalanceados, arroces definitivamente mal logrados– pero hicimos un update, años después, en su local de Vitacura. Hoy podemos decir que se siente más sólido. Rishtedar, sin duda, ha crecido y ha ido refinando su cocina sin complicarse de más.

La propuesta de Rishtedar está inspirada en la cocina de Goa, una diminuta ciudad costera marcada por la influencia portuguesa, donde se combinan elegantemente esas raíces con la leche de coco, el vinagre de palmera y los ajíes, aquí más moderados. Y sí, la cocina de Goa mira al mar, y lo hace con más sutilezas si la comparamos con lo que se come en Bombay o Nueva Delhi. En Santiago no es diferente. Desde el dulce y amable murg mitha masala –pollo macerado en crema de almendras, coco y masala–, pasando por sus arroces, su naan [pan indio, en diferentes versiones y sabores) y su dal tadka –lentejas rojas en curry indio y especias, muy suave– hasta su achari bengan, ácido y a la vez picante, resultado de una maceración de berenjenas en diferentes salsas, hay elegancia, sutilezas y equilibrio pero, sobre todo, sabor. Un sabor bajo control. Un sabor –más bien un caleidoscopio de diferentes sabores, en distintos niveles– bien archivados y ordenados. ¿Dijimos lo buenos que estaban los arroces?

El segundo es el debutante The Raj. Ubicado en la ya consolidada cuadra de Manuel Montt dedicada a lo exótico –hay indios, thai, turcos, entre otros– no tiene el montaje ni la comodidad de Rishtedar, pues sus sitiales son duros y, en el grueso, todo se montó con material liviano y de baja calidad, pero su cocina resulta extraordinaria y nos hace olvidarnos rápidamente de la puesta en escena en la que estamos, que da esas señales de bastante improvisación. ¿Y en la mesa? Todo lo contrario: las manos indias sacan de la cocina delicias como el clásico naan muy bien preparado, delicado y a la vez rústico, uno de los mejores que hemos probado en la capital; un mutter paneer –cocimiento con queso cottage fresco, elaborado en casa– delicioso, mezclado con curry rojo, salsa cremosa de tomates y arvejas; un enviciante dal makhani, un guiso de legumbres –principalmente lentejas– denso y exquisito, que regala ciertas notas achocolatadas. El butter chicken –un clásico de esta cocina– resulta extraordinario, tanto en el sutil uso del ajo y el jengibre como de la mantequilla. Una delicia que no deja rastros en el plato. Todos los platos de The Raj están normados de tal manera que puedas elegir el punto de picor, desde el más suave, pasando por el moderado hasta llegar al intenso. Veamos qué tan indio podemos llegar a ser.

RISHTEDAR | Av. Vitacura 5461, Vitacura | www.rishtedar.com
THE RAJ | Av. Manuel Montt 1855, Providencia | www.theraj.cl

Para leer, beber y levitar: ¿CON QUÉ VINO ACOMPAÑO ESTA COCINA?

Ya que la cocina india es, en general, especiada y muchas veces picante, debemos elegir –a menos que seamos pirómanos– vinos suaves, delicados y frescos, que nos ayuden a equilibrar –o apagar, si así lo queremos– ese fuego en boca. Por lo general funcionan mejor los blancos, sobre todo cuando se trata de carnes blancas y pescados [sauvignon blanc, riesling, gewürztraminer y, cuando hay más peso, viognier y chardonnay jóvenes, sin madera), pero platos de legumbres especiadas van bien con un rosé, de la misma forma que los cocimientos de carnes rojas –cordero– se cruzan miradas con un carmenère joven, servido a baja temperatura [unos 16 grados, un poco más que un pinot). Ahora, nunca anda mal una buena y fría cerveza.

Daniel Greve

Director + Editor General A estas alturas, y por culpa de las eternas y abundantes ingestas con ánimo profesional, podría ser una especie de Buda. Es decir, podría tener un foie gras en lugar de un hígado. Por suerte no. Sólo es un cronista gastronómico y de vinos que llega al Nirvino a editar y escribir, gracias a su buen paladar y su estómago blindado. daniel@emporiocreativo.cl

NIRVINO



NOS PIXELAMOS DE VEZ EN CUANDO. Y LEVITAMOS, DESPUÉS DE LEER Y BEBER. NIRVINO ES NUESTRA CONCEPCIÓN TERRENAL DE LO QUE QUEREMOS QUE SEA UN PORTAL DE VINOS Y COCINA QUE HABLA DE ESOS SABORES CELESTIALES, DE ESOS PRODUCTOS QUE PONDRÍAMOS EN NUESTRO NIRVANA PERSONAL, PERO QUE QUEREMOS CONOCER EN UN LENGUAJE CERCANO Y DESENFADADO. ASÍ, EL NIRVINO ES NUESTRA PROPIA VERSIÓN, NUESTRO CABLE A TIERRA CON LOS VINOS, PLATOS, ENÓLOGOS, SOMMELIERS Y COCINEROS QUE MÁS NOS ENCANTAN. NIRVINO ES EL NIRVANA DEL VINO: LEER, BEBER, LEVITAR.



STAFF EDITORIAL
Daniel Greve
Director Editorial + Editor
A estas alturas, y por culpa de las eternas y abundantes ingestas con ánimo profesional, podría ser una especie de Buda. Es decir, podría tener un foie gras en lugar de un hígado. Por suerte no. Sólo es un cronista gastronómico y de vinos que llega al Nirvino a editar y escribir, gracias a su buen paladar y su estómago blindado. daniel@emporiocreativo.cl
Consuelo Aguirre
Productora General
Así como existen headhunters, Consuelo es una cazadora de ideas y proyectos. Si se cruzan con ella y los sorprende con el cerebro baldío, no será extraño que sientan la trepidante necesidad de crear. Porque Consuelo llega al Nirvino para exprimir conceptos y cosechar ideas con su inconfundible toque femenino. consuelo@emporiocreativo.cl
Fabiola Rodríguez
Directora de MKT y Publicidad
La creatividad sería sólo una utopía sin una buena pista de aterrizaje. Llegar desde el cielo hasta el suelo, sin sustento, sonaría más a aterrizaje forzoso. Tras su llegada desde Australia y luego de trabajar un año en Google, Fabiola se transformó en la chica en la que hay que creer. La persona que hace realidad todas esas ideas que flotan y que necesitan a alguien con los brazos abiertos, dispuesto a atraparlas. Y claro, llevarlas a números. fabiola@emporiocreativo.cl
Loreto Oda
Periodista
Viene de perogrullo si les contamos que, además del diseño, el contenido es fundamental en Emporio Creativo y, por añadidura, en Nirvino. Loreto tiene buena pluma, experiencia en medios –trabajó en la sección Lifestyle de América Economía– buen apetito y, lo más importante, es una apasionada por la buena cocina. Ergo, tiene espíritu nirvínico de sobra para esto de leer, beber y levitar.
Carla Gálvez
Asistente Comercial
Nada mal: además de llevar las cuentas de todo el mundo; aparte de ser algo así como un contenedor emocional en días de cierre y pánico; y no bastando con ser nuestra hada-madrina-emporiana, resolviendo temas domésticos y apagando incendios en nuestra cocina i+D, Carla es cocinera por lo que, de vez en cuando, le pedimos que revuelva la olla con nosotros. #GirlPower. info@emporiocreativo.cl
EMPORIO CREATIVO



NIRVINO® es una publicación de EMPORIO CREATIVO® editorial gastronómica.Todos los derechos reservados, Santiago de Chile Emporio Creativo® pertenece a la Asociación Nacional de la Prensa, ANP. Su incorporación significó plantar en el bosque nativo de la Patagonia Chilena la última lenga disponible en el Bosque PublicaVida.